Noticias

Profesores comparten historias de sus clases online: Cuando el pizarrón se cambia por la pantalla

Docentes que forman parte de la red Explora del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación que ejecuta la Universidad de Tarapacá cuentan sus experiencias que buscan enfrentar esta una nueva forma de aprender.Con bolsas plásticas, agua, marcadores, cinta adhesiva y colorante, la profesora Fernanda Nilo del Colegio Juan Pablo II levantó un experimento para que sus estudiantes del Taller de Ciencias aprendieran sobre el ciclo del agua.

Las instrucciones esta vez no eran entregadas en el pizarrón ni dentro del aula. Como casi la totalidad de los docentes del país, Fernanda tuvo que adecuar el contenido de sus clases para “subirlas” a una plataforma virtual. Así, el paso a paso del experimento para los niños de tercero básico se explicó en un video de un minuto y medio de duración, que fue compartido en la página web del establecimiento.

“Las clases son participativas como una reunión, pero sin vernos entre profesores y estudiantes, por lo que hay que buscar una estrategia lúdica para tener la atención de ellos”, explicó.

De este modo, las clases son seguidas también por apoderados, quienes guían el proceso de sus pupilos para mejores resultados en un periodo que es completamente nuevo y particular para todos.

Un desafío

Gabriela Álvarez también es profesora. Al igual que Fernanda, desde que comenzó la pandemia con la respectiva suspensión de clases en Arica, tuvo que enfrentarse a una nueva forma de transmitir los contenidos. “Al principio fue bien agobiante porque era una situación nueva”, reconoció.

La profesional contó que a través de la plataforma de su colegio puede chatear con sus alumnos y ellos también hacerlo con sus compañeros. Ella es profesora jefe de un quinto básico, además de llevar adelante un Taller de Oralidad y Expresión.

“El primer trabajo que mandé para que los chicos hicieran en sus casas fue un proyecto familiar. Para los más pequeños se trató de crear monstruos diluyendo témperas y para los más grandes, crear un jardín con material reciclable. La idea era que trabajaran con cosas que tenían en casa”, dijo.

A estas actividades la profesora le agregó el componente tecnológico ya que a partir de estas creaciones los niños tuvieron que realizar videos con sus familias, como si fueran unos youtubers. “A ellos les gusta mucho las redes sociales, así que les gustó hacer esto”.

Ambas docentes coinciden en que es un verdadero desafío hacer una clase en tiempos de crisis, adaptando el currículo para que puedan aprender en casa, motivando a los estudiantes a realizar guías y trabajos con la ayuda de sus familiares.

Trabajo colaborativo

Rubén Morales, jefe de UTP del Colegio Amaru Anku señaló que como establecimiento asumieron el desafío de trabajar con la metodología de Aprendizaje Basado en Proyectos, desarrollando un trabajo colaborativo entre los distintos cursos. De este modo, todos los niveles trabajan una misma temática. En este caso, la sustentabilidad y el reciclaje.

El propósito final de este trabajo conjunto es crear una feria científica en el segundo semestre. “La idea es que antes de este producto final, los alumnos vayan enviando tareas de acuerdo con su curso. Por ejemplo, el primero básico trabajará con superhéroes ambientales y el séptimo básico creará un proyecto de huerto urbano con paneles solares”, explicó.

El profesional mencionó que al principio no fue fácil involucrar a las familias en el proceso de enseñanza, situación que se revirtió con el paso de los días. “Nos envían videos con los avances, tienen mucha comunicación con los profesores a través del correo electrónico y están súper pendientes de los materiales a trabajar”, acotó. La directora del Proyecto Asociativo Regional (PAR) Explora, Mónica Navarrete comentó que “en este periodo de cuarentena, hemos visto a profesores tremendamente involucrados en el proceso formativo de sus estudiantes buscando y probando diferentes estrategias para llegar en donde quieran que estén. Las experiencias de Rubén, Gabriela y Fernanda son un gran ejemplo de ello. Como proyecto colaborativo con la formación en ciencias y tecnología, les enviamos nuestros reconocimientos y nos ponemos a disposición para colaborar. Hoy más que nunca, necesitamos unirnos para generar instancias que permitan a nuestros niños y niñas seguir avanzando en su proceso formativo, con alegría, entusiasmo, pero sobre todo protección. Llegará el día en que el pizarrón de la sala de clases volverá a estar en el centro de atención. Por ahora, la pantalla de un pc, un teléfono, un video o una guía, son los grandes aliados para aquellos profes que están le dando batalla al COVID 19 para ganar este año escolar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *